sábado, 30 de agosto de 2014

CORTON CHARLEMAGNE 2012, DOMAINE MARATRAY-DUBREUIL

Mediocridad y Borgoña parecen conceptos incompatibles, pero esta fue la sensación después de la cata de 12 vinos de diferentes apelaciones borgoñonas con precios entre los 30 y los 70 € y añadas , eso sí, recientes entre 2010 y 2012. Si bien es verdad, que muchos de estos vinos, desarrollan su potencial en 5 ó 6 años, pero hubo una sensación bastante unánime entre los catadores, que la mayoría de los vinos, en contra del perfil habitual de la zona, ya estaban bastante maduros, sin nervio, e incluso redondos en muchos de los casos.
No obstante, en el reino de los tuertos..., destacaron un par de vinos de los que hoy comentaremos uno de ellos, Corton Charlemagne Grand Cru 2012 de Domaine Maratray-Dubreuil.


Cuenta la leyenda que el emperador Carlo Magno teñía roja su barba blanca cuando bebía  vino tinto de las colinas de Corton, y a su esposa Luitgarde no le gustaba, por lo que sustituyó el viñedo por variedades blancas lo cual dio  nombre a la actual montaña Corton-Charlemagne.

La finca es una explotación familiar de 16 Ha en Ladoix-Serrigny, de suelos calizos y margas, con orientación Suroeste. Además del Crand Cru y Villages 1er Cru, también elaboran vinos genéricos. La distribución es como sigue, Bressandres (0,80Ha), Corton Les Grandes Lolières (0,42Ha), Corton Charlemagne (0,40Ha), Corton Les Clos du Roi (0,40Ha).
Alrededor de un 8% de raspón es retenido en los tintos, fermentando entre 28 y 30ºC, para después envejecer en barricas usadas y alrededor del 25% de nuevas.

CORTON CHARLEMAGNE  2012 GRAND CRU
DOMAINE MARATRAY DUBREUIL     (Valoración personal 16/20)


Amarillo pálido con reflejos alimonados. Nariz de contraste entre la fruta madura y la sensación cítrica, con buen peso de fruta y un corte fresco, pimienta blanca y algunas notas de mantequilla sin recuerdos minerales. Marca bien los tiempos en boca, con acidez y alcohol en equilibrio y unas notas finas de hidrocarburo.
Buen vino, en el actual momento, aunque nos preguntamos sobre la evolución del mismo.

¿Que está pasando en la zona?
¿Realmente está afectando el calentamiento global a Borgoña y otras zonas vitivinícolas?

Estas y otras muchas preguntas esperamos resolverlas en próximas catas de esta afamada y admirada apelación que tan gratos momentos nos ha dado en su historía.

No hay comentarios :

Publicar un comentario