martes, 5 de enero de 2016

MANZANILLA PASADA PASTORA 1940-1950 (PEDRO RODRÍGUEZ)

La manzanilla pasada (flor debilitada que provoca una ligera oxidación y mayor complejidad) "Pastora" fue la primera en venderse embotellada, de hecho fue medalla de oro en la Exposición Universal de París de 1900, inaugurada como símbolo de un nuevo siglo cargado de ilusiones. Pedro Rodríguez se convirtió en propietario de la bodega al contraer matrimonio con la viuda de Benigno Barbadillo y junto al hijo de este último (Manuel Barbadillo), mantuvieron el negocio del fallecido y crearon además una nueva firma con el nombre de "Pedro Rodríguez e hijos". Posteriormente el hijo de Manuel, Antonio Pedro, crea en 1954 la que conocemos actualmente como "Antonio Barbadillo SA", completamente familiar y de capital español.

Sin duda la cata de la presente etiqueta nos hace replantearnos la actual enología. Un vino sin fecha exacta de origen, pero muy cercano a 1940, que 70 años después se mantiene en plena forma y con signos de una excelente y lenta evolución en un futuro. Nobles suelos de albarizas, un sistema de elaboración único, la idiosincrasia de su terruño y la sabiduría de nuestros ancestros consiguieron elaborar los vinos de más personalidad de nuestra geografía.

MANZANILLA PASADA PASTORA (1940-1950)
(Valoración personal 19,5/20)
Densa en el servicio. De cierta turbidez, con rasgos yodados y cobrizos. Ligero tufo inicial que desaparece casi de inmediato, sésamo y aromas a confitura de naranja. En boca destaca una maravillosa frescura sin acidez, aceituna verde, notas de tiza en boca y sin puntas de acetaldehidos. De una finura, tacto y profundidad impensable para un vino de los años cuarenta. Un punto de inflexión en mi visión sobre las viejas botellas de vinos de Jerez.

No hay comentarios :

Publicar un comentario