jueves, 21 de abril de 2016

LA RIVA, TRES PALMAS (M. ANT. DE LA RIVA)


No podíamos dejar olvidada la imagen de "La Riva" en el disco duro de nuestro ordenador. Vinos grandes, como este Jerez Fino TRES PALMAS, forman parte de la historia de los generosos, de su gente y de la enología mundial. Una botella de los años 70, trasladada al siglo XXI como muestra de lo que una elaboración y un pago, "Macharnudo", pueden perdurar con el paso del tiempo. Un fino-amontillado dorado, de color vivo y muy brillante. Punzante aún, con recuerdos a azúcar tostada y agresividad en forma de lacas provocada por el paso de los años. Después del estrés, causado por el contacto con la atmósfera, el vino se redondea y revela sapidez en el centro de la boca, frescura sin apenas acidez y marca más claramente su perfil de fino que de amontillado.

La Riva tuvo que lidiar frente a vinazos de la clase de Albero, Jandilla, Agustín Blázquez o Pastora, aún así no decepcionó y sumó en el legado de las grandes joyas que el pago Macharnudo dejó y continua ofreciéndonos a los amantes de los grandes vinos generosos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario