martes, 16 de enero de 2018

NAVAZOS NIEPOORT 2014


Hacía tiempo que no se presentaba en sociedad uno de los equipos más frescos e interesantes del mundo vinícola en España: Equipo Navazos. Os dejamos la presentación que ellos mismos difunden en su web donde nos cuentan la historia de este apasionante proyecto.

La historia de EQUIPO NAVAZOS va de la mano de la pasión compartida por un amplio grupo de grandes amantes y conocedores de los generosos andaluces. Conscientes de los tesoros que reposan escondidos en los cascos de bodega de Jerez, Sanlúcar y El Puerto, y también de Montilla y su entorno, nos propusimos recuperar algunas de esas joyas. A finales de 2005, EQUIPO NAVAZOS comenzó a seleccionar algunas de esas botas de vino en atención a su especial complejidad y finura y a embotellarlas en series muy limitadas, mayormente para disfrute y satisfacción propios y de nuestros amigos. Al principio, la distribución tenía carácter casi privado entre un grupo de apasionados de estos vinos asombrosos de España, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, en su mayor parte gente del vino: enólogos, escritores, distribuidores, sumilleres y aficionados con profundos conocimientos.
Todo comenzó en diciembre de 2005, a propósito de la visita a una pequeña y antigua bodega sanluqueña, cuando “descubrimos” varias docenas de botas de un amontillado natural viejo y finísimo que llevaba veinte años prácticamente parado, sin comercializar. Seleccionamos y adquirimos el equivalente al contenido de una bota bodeguera y lo embotellamos privadamente bajo una marca que evoca el conocido relato de Edgar A. Poe: La Bota de Amontillado NAVAZOS. Estas poco más de 600 botellas fueron el inicio de las actividades de selección y producción de vinos por parte del Equipo Navazos. Después, vinieron otras dos selecciones realizadas a lo largo de 2006 con carácter exclusivamente privado para el mismo grupo de aficionados y profesionales del vino. Los resultados fueron entusiasmando a los “socios” de la iniciativa, lo que alentó su continuación, ya con una parte de la producción puesta directamente en el mercado a través de varios influyentes distribuidores nacionales e internacionales que, por otra parte, formaban parte del equipo desde los inicios.
A partir del verano de 2007, como consecuencia de la entusiasta insistencia de algunos amigos que a la vez son destacados comerciantes de vinos, tanto en España como en otros países, una pequeña cantidad de botellas de cada una de las sucesivas ediciones comenzó a estar a la venta para el público en general: La Bota de Amontillado “Navazos”, La Bota de Fino “Macharnudo Alto”, La Bota de Palo Cortado “Bota Punta”, La Bota de Manzanilla, etcétera.
Más adelante, el número de botellas en circulación ha ido creciendo, siempre dentro de unos límites artesanales: como máximo unos pocos miles de botellas, a veces unos pocos cientos tan sólo. Asimismo, Equipo Navazos ha ido implicándose cada vez más en las etapas previas, colaborando intensamente con los productores en las diferentes fases de la producción, desde el mismo viñedo, e incluso asociándose con algunos de ellos en la elaboración de algunos vinos y brandys específicos bajo nuestra directa participación.
Los vinos de las ediciones “La Bota” se embotellan en ediciones limitadas y cerradas, en una serie que sigue un orden numérico correlativo y con la fecha de saca identificada con exactitud, a fin de que el consumidor pueda comparar conscientemente las diferentes ediciones de una misma solera. Y, también, para que se pueda llevar un control preciso de su evolución, pues -como todos los grandes vinos- éstos también maduran y pasan por diversas fases en su larga vida disfrutable en botella.
Las primeras ediciones se distribuyeron exclusivamente en un círculo cerrado, de modo que, en caso de que pueda encontrarse alguna botella suelta por ahí, provendrá necesariamente del lote privado de los poco más de treinta “socios” particulares que con su ayuda y colaboración hicieron posible y siguen apoyando este apasionante proyecto.

Hoy catamos uno de sus más interesantes vinos de la DO Jerez elaborado junto a Dirk Niepoort de botas olvidadas de Jerez a partir de palomino fino, fermentado y criado en bota bajo velo flor durante algo menos de un año. Sin alcohol añadido como se hacía ya en el S XVIII en Sanlúcar y procedente de uno de los pagos mágicos jerezanos, Macharnudo Alto.

NAVAZOS NIEPOORT 2014
(Valoración personal 18/20)
Catado y valorado a ciegas, transcripción literal del cuaderno de cata.
Amarillo dorado. Velo bajo flor al primer golpe en un entorno de elegancia oxidativa fuera de los patrones habituales. Frutos secos. Complejo, sensual, elegante y con recuerdos a ciruelas e higos secos.
En boca marca cada fase con precisión micral, manteniendo una trama noble perfectamente encajada en el conjunto, sin puntas de alcohol y con una salinidad final que nos hace viajar hacía tierras gaditanas. 

Viñedo: Pago Macharnudo.
Variedad: 100% palomino fino.
Lideres del proyecto: Eduardo Ojeda /Jesús Barquín
Zona: Jerez
Elaboración: 9 meses bajo flor sin encabezar.
Precio: 16 €

No hay comentarios :

Publicar un comentario