martes, 26 de noviembre de 2019

CELLER MAX DOIX

                                                   Imágenes cedidas por J.M. Gonzalvo.
No me costaría un gran trabajo buscar mis notas de cata de las primeras añadas de Mas Doix, allá en los inicios del 2000, pero es innecesario. Hay vinos que no olvidas con el paso del tiempo, quizás algunos detalles, pero no su esencia. Los recuerdo con una capa alta, casi tinta china, ribete picota muy vivo, fragantes e intensos, maduros, verticales y sobre todo elegantes y frescos. Fieles al territorio, sin concesiones a la galería ni al voluptuoso estilo de la época en Priorat.

Hemos seguido cada una de sus añadas desde hace 20 años, pero ahora queríamos conocer de primera mano el impacto por la compra del 50% de las acciones de Celler Max Doix por parte del viticultor canadiense, afincado en Napa Valley, Cliff Lede.

Por el momento pudimos ser testigos de los últimos retoques de la nueva bodega en un impresionante marco cercano a uno de sus viñedos de de cariñena y garnacha en Les Foreses (Poboleda) y donde ya la presente añada ha sido elaborada. Por el momento las únicas declaraciones giran al reconocimiento de un aumento importante de producción, de las 80.000 actuales a algo más de 160.000 botellas en un período de 7 u 8 años.

De la amable y cualificada mano de Sergi Batet regresamos al punto de partida, la antigua bodega, y pudimos catar las actuales añadas en mercado y alguna sorpresa adicional.

LES CRESTES 2018 (Garnacha 90%, cariñena y syrah)
(Valoración personal 16/20)
Muy agradable en nariz, más amable que en la añada anterior y menos eléctrico, maduro a la vez que fresco. Gran añada de Les Crestes en nuestra opinión. Les Crestes es la apuesta de Mas Doix en poner el el mercado un vino a precio asequible sin comprometer el carácter de Priorat.

SALANQUES 2016 (65% garnacha, 25% cariñena y resto syrah)
(Valoración personal 16,5/20)
Marca bien la cariñena en nariz, complejo, la barrica encajará en breve. Bastante vertical, estructura, se agarra bien al paladar, buena acidez, punta secante final que se afinará. Perfil de añada fresca.

DOIX 2015 (55% cariñena, 45% garnacha)
 (Valoración personal (17/20)
Añada con poco color, barrica nueva, marca territorio en plenitud, aromático, mineral, con buen peso frutal, ni rastro de alcohol en nariz, la cariñena marca la nariz y la garnacha se muestra nítida en boca. Puro y elegante.

1903 Añada 2016  (100% Garnacha)
(Valoración personal 18/20)
Delicado, floral en nariz pero con garra en boca, muy intenso, gran estructura, nariz con un punto de maduración al límite pero impresionante en boca. Finura y elegancia.

1902 Añada 2015 (100% Cariñena)
(Valoración personal 18/20)
Profundo en nariz, místico. Redondo en boca, fresco, de enorme estructura, se agarra en boca con fuerza, amplio y persistente. Gran vino de terroir.

DOIX 2009 (55% cariñena, 45% garnacha)
(Valoración personal (17,5/20)
Brutal en nariz, muy complejo y fragante. Goloso en boca, afinado, al final de su madurez pero acaba con mucha clase.


Una visita fantástica, tan solo nos queda por decir que esperamos que dentro de otros 20 años, podamos hablar igual o mejor de los vinos de Mas Doix como lo hemos hecho hoy y lo hicimos hace 20 años. Al fin y al cabo como dijo Jacinto Benavente, "Una cosa es continuar la historia y otra repetirla".


No hay comentarios :

Publicar un comentario